Facebook Twitter Google +1     Admin

Maule...un baluarte cultural isabelino

20100205044540-claves.jpg

Más que uno de los tantos personajes característicos de los pueblos, este es una figura memorable en su querida Isabela de Sagua. Si preguntáramos por Juan Lázaro Arencibia Lazarte, quizás la interrogante provoque indecisiones pero…pronunciar  Maule,  es encontrar una respuesta certera.

Ya son 91 años y ese hombre de tez oscura continúa siendo un ídolo para  los isabelinos. Decir Maule en el poblado portuario de Sagua la Grande, es decir cultura, tradición, amistad…es regresar a los años 30 y 40.

Maule o Chiquitico, como también se le conoce, comenzó a cantar  desde muchacho ganándose la aceptación del público de su natal comunidad por su potente voz y forma peculiar de cantar. Amante aficionado de la música, Juan Lázaro Arencibia, Maule, interpretaba boleros, guarachas, sones y danzones en fiestas populares, bodas, quinces,  en fin, donde se le solicitara y de forma gratuita.

Así es de desinteresado ese estibador portuario, músico aficionado y defensor acérrimo de la Revolución.

De procedencia humilde, limpiador de botas, este isabelino de pura cepa cantó a dúo con Mariano O´Relly y conjuntamente con él y con Genaro Rubio –Canilla- formaron  el “Trío Cuba” en los años 40, con el que recorrió casi todo el país.

Su instrumento preferido: las claves; su mayor satisfacción, poder servir y dejar una estela de felicidad por donde pasara. Iba a las escuelas al campo, y en la zafra del 70 fue a muchos campamentos cañeros a cantar para los isabelinos que estaban en esos lugares.

Integró junto a otros coterráneos el Combo “Los Más”, siendo de preferencia de isabelinos y villaclareños en general, e inmortalizó en su voz la popular canción”El mechón”. En ese grupo estuvo hasta que se desintegró en los 80.

Posteriormente formó dúo con Martín Borges, ya fallecido, y cantó también junto al “Septeto tradicional sagüero”.

En su trayectoria como aficionado a la música, Maule, alcanzó  la Medalla de 25 años del movimiento de artistas aficionados, entregada por el ministerio de Cultura, entre otros premios. Pero, para este hombre humilde, carismático y honrado, su mayor premio es el amor de su familia y de su pueblo natal, Isabela de Sagua.

 

Comentarios » Ir a formulario

lamagia

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris